Lagarde, presidenta del BCE, apacigua la inestabilidad de los bonos españoles con su declaración

En sólo 24 horas, el interés cobrado por el bono español a 10 años paso de casi el 1% a casi el 0,80%. Las declaraciones de Christine Lagarde sobre el compromiso del BCE de seguir haciendo "lo que sea necesario" diluyen la incertidumbre generada por la decisión constitucional aleman sobre la compra de deuda.

La prima de riesgo de España permanece prácticamente anclada en niveles cercanos a los 142 puntos básicos con los que terminó el martes pasado, un día todavía marcado por el hervidero de incertidumbre generado por la decisión del Tribunal Constitucional alemán que pone en duda las compras de deuda del BCE.

La estabilidad de la prima de riesgo se está cuestionando con los cambios mucho más producidos en el interés de los bonos españoles y alemanes en los últimos días. Comenzó la semana con una importante presión de venta, hasta el punto de aumentar su rendimiento en 10 puntos básicos, del 0,72% de la semana pasada al 0,82%.

La escalada de tensiones entre Estados Unidos y China, las expectativas de un aumento sustancial de la emisión de deuda y de las cifras de déficit, y las dudas planteadas por la decisión del Tribunal Constitucional alemán siguieron impulsando al alza los tipos de interés del bono español a 10 años en los días siguientes. El martes pasado cerró al 0,85%, el miércoles al 0,92%, y ayer se acercó a la barrera del 1% por momentos.

Las ventas se ralentizaron y dieron paso a un nuevo repunte de la deuda pública española. Ayer a última hora, la Presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, aseguró que el BCE seguirá haciendo "lo que sea necesario" después del fallo del Tribunal Constitucional alemán.

 

Sus mensajes redujeron la incertidumbre sobre los efectos que la decisión del tribunal alemán podría tener, y prepararon el camino para que el BCE continúe sin problemas el actual programa de recompra de deuda activado por la crisis del coronavirus.

Con el apoyo de las compras de fondos del BCE, los inversores están retomando sus posiciones sobre la deuda pública española. El resultado es una caída en el rendimiento requerido del bono español a 10 años a niveles cercanos al 0,80%.

La disminución de los costos de financiación se repite en el caso de la mayor deuda periférica, la de Italia. El tipo de interés del bono a 10 años se reduce ahora a alrededor del 1,80%, después de haber alcanzado la barrera del 2% en sesiones anteriores.

0 Ser el primero en comentar

Comentar

*

*
*