Abrir una empresa en Irlanda

La apertura de su negocio en Irlanda en lugar de España u otro país ofrece una serie de ventajas que podrían ayudarle a expandir su negocio a nivel internacional y, en algunos casos, ahorrar importantes cantidades de dinero. Además, si su empresa necesita mover dinero entre diferentes países y diferentes monedas, considere la posibilidad de abrir una cuenta comercial multidivisa que le permita recibir o enviar pagos internacionales sin pagar un recargo por cambio de divisas.

¿Puedo montar un negocio en Irlanda desde España?

Gracias al Espacio Económico Europeo, puedes establecer fácilmente un negocio en Irlanda y operar en España o en cualquier otro Estado miembro.

Esto es una gran ventaja para la movilidad empresarial dentro de Europa. No obstante, recuerde que siempre tendrá que cumplir con sus obligaciones fiscales en el territorio en que desarrolle su actividad empresarial y, para ello, le recomendamos que consulte a un asesor financiero o a un abogado además de esta guía.

 

Requisitos y asesoramiento para iniciar un negocio en Irlanda

Al registrar su empresa en el Registro de Empresas, tendrá que proporcionar la dirección de su domicilio social en suelo irlandés. Si está ausente, tiene la opción de abrir una oficina virtual. Le proporcionarán un número de teléfono local y una dirección para que se registre y le remitirán todas las llamadas y la correspondencia que reciba.

Abra una cuenta multidivisa gratuita que le permita tener los datos bancarios locales en diferentes monedas, recibir y enviar dinero desde varios países y monedas, con el tipo de cambio medio que ve en Google, sin comisiones ocultas.

Recuerde que si vive en España más de 183 días, será considerado residente fiscal y tendrá que pagar impuestos en ambos países.

 

Principales ventajas de crear una empresa en Irlanda o ser un trabajador autónomo

Para empezar, los trabajadores autónomos y los pequeños empresarios que no alcanzan un mínimo en sus ingresos anuales no están obligados a pagar el IVA. No hay cuota para los autónomos y el impuesto de sociedades es más bajo que en España.

Como usted sabe, los trabajadores autónomos¹ en España están obligados a pagar una contribución mensual (Régimen Especial de Autónomos). 

Si se registra como autónomo en España, debe pagar esta contribución desde el primer día. No importa si su trabajo le trae beneficios o le causa pérdidas. En Irlanda, en cambio, este impuesto no es obligatorio.

 

El IVA no es obligatorio

En España, cualquier empresa, sociedad o individuo que se dedique a actividades comerciales o profesionales está obligado a pagar el IVA. La tasa impositiva general es del 21%.

En Irlanda, el IVA se denomina IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido). Y sólo tienes que pagarlo si cobras más de 35.000 euros al año.

 

No tienes que hacer declaraciones trimestrales.

El papeleo siempre es un problema. O pierdes horas de trabajo preparándolo o tienes que pagar a alguien más para que lo haga por ti. Ninguna de las dos opciones es ideal cuando se está empezando.

Si decide establecer un negocio en Irlanda o trabajar por cuenta propia, sólo tiene que presentar su declaración de impuestos una vez al año.

En comparación, en España hay que declarar los beneficios por el IVA y el impuesto sobre la renta cada tres meses.

 

Los impuestos de las empresas se gestionan en línea

Una vez que se haya registrado como trabajador autónomo o que su empresa se haya establecido allí, podrá gestionar todos los aspectos del pago de impuestos en línea, en el portal del "Hacienda Irlandesa" ROS - Revenue Online Services.

Todo lo que tienes que hacer es registrarte y pedir tu contraseña.

 

Cómo trabajar por cuenta propia en Irlanda

1. Registrar el nombre de su empresa en la Oficina de Registro de Empresas (CRO) utilizando el formulario RB1. 

2. Registre su negocio en la Oficina de Hacienda usando el formulario TR1. Puede hacerlo on line a través del portal de Servicios en Línea de Revenue (ROS) o en cualquier oficina física.

En un período de 3 a 5 días laborables te notifican que ya puedes empezar con tus operaciones.

Pasos básicos para crear una empresa

1. Registra el nombre de tu sociedad en la Oficina de Registro de Empresas (CRO).

2. Inscribe la compañía en Hacienda con el formulario TR2.

3. Date de alta en el organismo equivalente a la seguridad Social (Welfare).

 

Principales tipos de empresas en Irlanda

1. Limited Company (Sociedad Limitada) LTD

Las Sociedades Limitadas tienen personalidad jurídica por sí mismas. Pueden adquirir bienes y servicios que les pertenecen a ellas y no a sus propietarios. Lo mismo ocurre con las deudas y otras responsabilidades.

  • No hay capital social mínimo establecido y pueden tener entre 1 y 149 miembros.
  • La responsabilidad está limitada al capital social.
  • El Impuesto de Sociedades es del 12,5% frente al 25% de España.
  • A diferencia de otras compañías, no es necesaria una reunión anual de accionistas.
  • Necesitas elaborar un documento de constitución con los estatutos de la asociación.
  • Tendrás que designar un director y un secretario y aportar prueba de que residen en el Espacio Económico Europeo.

2. Sole trader (Autónomo)

En este caso, haces negocios por tu cuenta, operando en tu nombre o bajo un nombre comercial.

  • Una de las ventajas es que para ser Autónomo se requiere menos papeleo que para establecer una sociedad.
  • No necesitas designar directores ni secretarios.
  • No pagas Impuesto de Sociedades.
  • Eres el propietario directo de cualquier bien que utilices en tus negocios.
  • Tu responsabilidad en los negocios que realices será ilimitada.

 

Impuestos

Aquí puedes ver los impuestos que tendrás que pagar, tanto si te registras como autónomo como si decides abrir una empresa en Irlanda. Ten en cuenta que esto es una orientación general y no una guía de cómo pagar tus impuestos. Si tienes dudas, te será de ayuda ponerte en contacto con un abogado o un asesor financiero.

  • VAT: Value-added tax. Equivalente irlandés al IVA español. Sólo es obligatorio si facturas más de 35000 € anuales. Va del 9 al 23% dependiendo de la actividad a la que te dediques.
  • IT: Income Tax. Es un impuesto que grava los beneficios de tus actividades comerciales. Es parecido al IRPF español. Va del 20 al 40% de tus beneficios, según su cuantía y tus circunstancias personales.
  • USC: Universal social charge. Contribución al Sistema Sanitario. Te toca pagarla si tus ingresos están por encima de 12012 € anuales. Tasas del 0,5% al 11% según ingresos.
  • PRSI: Pay Related Social Insurance. Se trata de una contribución al fondo de la Seguridad Social. Si eres autónomo e ingresas más de 5000€ al año, te corresponde pagarlo con una tasa del 4%.
  • Corporate Rate. Es el Impuesto de Sociedades. Si formas una Sociedad Limitada, te tocará pagar el 12,5% de tus ingresos.

0 Ser el primero en comentar

Comentar

*

*
*