Abrir una empresa en Chile

Para establecer un negocio en Chile: Básicamente, hay seis pasos a seguir:

 

I. Escritura de constitución

Para establecer un negocio en Chile, es esencial, desde el punto de vista legal, elegir correctamente la entidad legal apropiada.

En general, podemos señalar que las ventajas de crear una empresa consisten en :

  • La empresa se considera una entidad jurídica diferente de la de los socios individuales. Esto protege a los socios de las responsabilidades que la sociedad adquiere, como las deudas.
  • Esta nueva entidad jurídica tendrá sus propios activos, nombre, nacionalidad y dirección.
  • Se puede establecer claramente una nueva identidad, lo que facilita a una sociedad la obtención de capital y la financiación por sí misma, en comparación con una persona física.
  • Le permite distinguirse de sus competidores y dar mayor confianza a sus clientes y proveedores. Una empresa es una entidad jurídica independiente en términos comerciales, financieros y operativos.

En cuanto a las formas de sociedad más utilizadas en Chile son las siguientes:

  • Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (E.I.R.L)
  • Sociedad Anónima (Spa)
  • Sociedad anónima (S.A.)
  • Sociedad de responsabilidad limitada (Ltda.) 
  • Sociedad general
  • Sociedad limitada

El Acta Constitutiva es fundamental para la creación de una sociedad en Chile porque establece, entre otras cosas, el tipo de sociedad, el sector de actividad o negocio al que se dedicará, los socios que la compondrán, sus respectivos aportes de capital, la forma en que participarán en las ganancias y la forma en que reaccionarán en caso de pérdidas. También es un apoyo jurídico en caso de una contingencia relativa a los bienes de las partes involucradas, ya que deben especificarse los límites y el alcance de la responsabilidad comercial. También detalla cómo se gestionará la empresa, el trabajo de cada uno de los participantes y cómo se establecerá la remuneración.

Una vez redactada la constitución de la sociedad, es necesario proceder a la legalización de la escritura ante notario público, materializando así la personalidad jurídica necesaria para realizar los trámites relacionados con la creación de una sociedad en Chile, así como la obtención del RUT y la patente comercial.

 

II. Inscripción en el Registro Mercantil

Una vez constituida la sociedad, se inscribirá en el Registro Mercantil y se publicará en el Boletín Oficial, hechos que deberán realizarse en un plazo de 60 días a partir de la fecha especificada en la escritura.

La inscripción de la empresa se realiza directamente en el Registro de la Propiedad Inmobiliaria, entidad dependiente del Tribunal de Apelación de la región correspondiente al domicilio establecido por la empresa en su escritura.

Si no sabe qué oficina del Registro de la Propiedad le corresponde, dependiendo de su jurisdicción, le sugiero que visite la página web de la Corporación Chilena de Estudios de Derecho Registral, donde encontrará una lista completa de las oficinas del Registro de la Propiedad.

Cualquier persona que vaya a crear una empresa en Chile, debe presentar..:

  • Dos extractos originales o copias autorizadas por el mismo notario y
  • Escritura de constitución o enmienda y formulario 2.

Dependiendo de la oficina en la que se realice la constitución, el registro de la empresa puede tardar entre 3 y 7 días laborables, y el coste está sujeto a la valoración de la empresa basada, entre otras cosas, en el capital inicial de la empresa.

Después de eso, hay que volver a las oficinas del Registro de la Propiedad para recuperar la "protocolización" de la empresa (hojas, número de registro y año).

 

III. Publicación en el Diario Oficial

Este procedimiento debe realizarse en un plazo de 60 días a partir de la fecha registrada en la escritura de la sociedad.

La publicación del extracto de la escritura en el Boletín Oficial puede ser realizada por un socio o el representante legal, quien debe asistir a los siguientes eventos.

 

IV. Inicio de actividades y obtención del RUT (registro único tributario)

Las personas naturales y jurídicas, constituidas en Chile o en el extranjero, que por razón de su actividad estén sujetas al pago de impuestos, deben solicitar su inscripción en el registro único de impuestos y simultáneamente  dar aviso de inicio de actividad al Servicio de Impuestos (SII), de acuerdo con el artículo 66 del Código Tributario.

Esto marca el comienzo de las obligaciones como contribuyente sujeto a impuestos, que se aplicarán durante toda la duración de la actividad empresarial.

La Declaración de Inicio de Actividad es una declaración jurada formal ante el Servicio de Impuestos Internos sobre el inicio de cualquier tipo de actividad o trabajo que pueda producir ingresos gravables en la primera o segunda categoría de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

  • Primera categoría: todas las actividades que deriven sus ingresos de actividades de capital y/o comerciales, industriales, mineras, de transporte, etc.
  • Segunda categoría: las actividades que obtienen sus ingresos del trabajo, como las empresas y/o los servicios profesionales.

Se recomienda consultar la lista de códigos de actividad económica para ver el código correspondiente a la actividad económica que se desea realizar.

En el caso de las personas jurídicas, la declaración debe ser presentada y firmada por el representante o representantes que tengan la administración y uso de la denominación social, debidamente acreditados. Si hay varios representantes, se debe indicar si deben actuar conjuntamente o si pueden actuar independientemente, en este último caso basta con que uno de ellos firme el formulario.

El representante o representantes de la persona jurídica puede, por supuesto, solicitar la inscripción en el RUT y notificar el inicio de sus actividades a un tercero (normalmente un abogado), otorgándole un mandato a tal efecto, que debe ser por escrito y al menos autorizado por un notario o registrador (cuando no haya notarios).

Si se trata de una persona física, podrá presentarlo personalmente o a través de sus representantes o agentes. El poder debe ser por escrito y estar autorizado al menos por un notario.

El formulario de inscripción en el registro único de contribuyentes y/o la declaración de inicio de actividad Nº F-4415 debe ser completado, firmado y archivado en el SII por el contribuyente, el representante legal o una persona autorizada por el apoderado, quien debe solicitar la verificación del domicilio mediante el mismo documento.

Cédula de identidad del contribuyente (o fotocopia legalizada ante notario si el trámite lo realiza un representante legal).

Presentar la escritura de constitución, legalizada ante notario. En el caso de las sociedades anónimas y las sociedades de responsabilidad limitada, deberán presentar además la publicación del extracto en el Boletín Oficial y su inscripción en el Registro Mercantil.

 

V. Documentos fiscales

Una vez que la sociedad se constituye y comienza a funcionar, comienza su responsabilidad fiscal. Dependiendo del tipo de negocio y/o actividad que realice, tendrá que operar con varios documentos, incluyendo honorarios, facturas, recibos de venta, libros de contabilidad, etc.

El SII ha puesto a disposición de los contribuyentes versiones electrónicas de sus procedimientos y algunos de los documentos fiscales requeridos por la empresa. Sin embargo, es posible operar con documentos en forma física, que deben ser adquiridos de una imprenta y cuya legalización por el SII (sellado de documentos) debe ser solicitada.

Se puede consultar aquí una guía elaborada por el SII, en la que se indican paso a paso los pasos a seguir para la tramitación de los documentos a sellar.

 

VI. Permisos

Una vez que se han realizado los trámites para constituir una sociedad en Chile y ésta ya está constituida y legalizada como contribuyente, el inicio de las actividades comerciales dependerá de una serie de permisos otorgados por diferentes entidades dependiendo de la categoría de la sociedad. Es muy importante que antes de arrendar o comprar locales o terrenos que serán utilizados con fines comerciales, se consulte el plan regulador de cada municipalidad, a fin de evitar cierres.

En esta etapa de la creación de una empresa se consideran aspectos tan importantes como la ubicación física donde operará y el logro de las condiciones estructurales, sanitarias y ambientales necesarias para el desarrollo de la actividad. Estos requisitos están regulados por la ley y son necesarios para obtener la patente comercial, que dependerá de la actividad de la empresa.

0 Ser el primero en comentar

Comentar

*

*
*